Seleccionando la información

«Uno de los papeles del periodista es filtrar la información, seleccionarla», reza un principio de algunas escuelas de periodismo. Así me lo aclaró una periodista que, tras entrevistarme, me avisó que ella seleccionaría partes de lo que respondí.

Quiero mencionarles un bonito ejemplo de este tipo de selección periodística.

Casi todos recordarán el atentado a las torres gemelas en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. Y acaso algunos recuerden también que cinco días después el compositor alemán Karlheinz Stockhausen fue entrevistado en Hamburgo y citado luego afirmando que aquel atentado había sido “la mayor obra de arte que jamás ha existido”. Esta afirmación, como imaginarán, no le hizo nada bien a su carrera.

Poco después publicó Stockhausen un desmentido, aclarando que él se refería a la mayor obra de arte de Lucifer. (De hecho, Stockhausen también había pedido expresamente que no se citaran sus palabras – nadie le hizo caso.)

¿Stockhausen se tomó el asunto con extrema inocencia? Es lo más probable.

¿El periodista citó las palabras reales de Stockhausen? Sí.

¿El periodista seleccionó las palabras de Stockhausen? Pareciera que sí.

¿El periodista mostró dudosa ética profesional? Respondan ustedes, por favor.

Independientemente de los copiosos detalles de este episodio, que aquí no me interesa desarrollar, este fue un mero ejemplo para que comprendan ustedes que, cuando me avisan que van a seleccionar mis palabras, se levantan internamente muchas señales de alarma.

[Juan María Solare; septiembre de 2020]

Leave a Reply (if you want)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s